La verdadera historia de los Reyes Magos

Los Tres Reyes Magos

Los Tres Reyes Magos

Melchor, Gaspar y Baltazar.

Getty Images

Cuando se habla de los Tres Reyes Magos, inmediatamente todos reconocen los nombres de Melchor, Gaspar y Baltazar... pero, ¿en realidad existieron y fueron verdaderos reyes y magos? ¿Estuvieron ciertamente en el nacimiento de Jesús? ¿En qué punto la historia de los Reyes Magos se mezclan con la religión, la leyenda o la tradición?

La primera referencia que podemos hallar de estos famosos personajes aparece en las escrituras bíblicas: "Cuando nació Jesús, en Belén de Judea, bajo el reinado de Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén" (Mateo 2:1).

Mateo también explica cuál fue la misión de estos señores: "y preguntaron: ¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque vimos su estrella en Oriente y hemos venido a adorarlo" (Mateo 2:2).

Aunque luego Mateo cuenta que los magos fueron llamados secretamente por Herodes y les encomendó que se informaran y lo encontraran para él también adorarlo, explica que los hombres llegaron finalmente hasta el sitio donde se encontraba el Niño Jesús, allí se postraron a sus pies, le rindieron homenaje y "abriendo sus cofres, le ofrecieron dones: oro, incienso y mirra" (Mateo 2:11).

La última noticia que se supo de los magos, según San Mateo, fue que "...recibieron en sueños la advertencia de no regresar al palacio de Herodes, volvieron a su tierra por otro camino" (Mateo 2:11).

Aún cuando el Evangelio de Mateo da fe de la existencia de estos hombres, y los menciona ciertamente como magos, en ningún momento autentifica su título de reyes, cómo se llamaban, ni si eran dos, tres o cinco. Otras fuentes señalan que en los evangelios apócrifos se pueden encontrar mucho más detalles que en el de Mateo.

Algunos autores afirman que el culto a los Reyes Magos en occidente data del siglo XII y que luego comenzaron a desarrollarse representaciones teatrales en torno a ellos. Se dice además que la historia, compuesta a partir de varios datos contrastados, fue finalmente escrita en 1364 y 1374 por Juan de Hidelsheim, un prior carmelita alemán en la Historia Trium Regum, basada en la Historia Scholastica de Pedro Comestore, redactada en el siglo XI.

De acuerdo con otras fuentes, "la primera vez que surge el nombre con que hoy conocemos a los Reyes Magos es en la iglesia de San Apolinar Nuovo, en Rávena (Italia). El friso de la izquierda está decorado con mosaicos de mediados del siglo VI que representan la procesión de las Vírgenes. Esta procesión está conducida por tres personajes vestidos a la moda persa, tocados con un gorro frigio y su actitud es la de ir a ofrecer lo que llevan en las manos a la Virgen que está sentada en un trono y tiene al Niño en su rodilla izquierda. Encima de sus cabezas se pueden leer tres nombres, de derecha a izquierda: Melchor, Gaspar, Baltasar...".

Algunos textos también apuntan que en el siglo XIV, el monje benedictino Beda, doctor de la iglesia, describió a los Reyes Magos en un manuscrito: 'Melchor, anciano de blancos cabellos y larga barba del mismo color; Gaspar, más joven y rubio; y Baltasar, un señor negro'. Se indica que de esta manera, Beda los identificó como representantes de Europa, Asia y África.

Lo cierto es que a partir de aquel suceso bíblico la tradición católica comenzó a tejer la leyenda que, con el pasar de los siglos, llegó a nuestros días como el Día de Reyes y sus Majestades los Reyes Magos se convirtieron en unos personajes muy queridos por todos los niños.

Sin embargo, estudios recientes manifiestan que el momento en que los niños conocen la verdad sobre los Reyes Magos está alrededor de los 8 años. A esta edad, un 70 por ciento de los niños ya son conscientes de ello.

Hoy, y pese a los efectos de la modernidad y el desarrollo tecnológico, se continúa la celebración de la festidad cada 6 de enero como una noche mágica, en la que se entrelazan la tradición cristiana, la fe religiosa y la fantasía de los niños.